Diario Expreso (parte 2)

Un negocio que nació y se expande en los malls.

Los centro comerciales no solo encierran vida, también emprendimientos. Atrás de las famosas cajitas de regalos esta la labor de la familia González.

Dentro de cada caja de regalo siempre hay una sorpresa, pero también la ilusión que imprime quien las crea. Esa es la consigna de los Gonzalez – Lema, una familia guayaquileña que halló una forma de innovar y crear su propia marca: ENCAJALO.

Desde el 2007, Carlos Gonzalez Soriano es quien da las directrices de como producirlas; sus hijos David  y Carlos Eduardo las diseñan y marketean; y Norma, su esposa, se encarga de abrirles un espacio en los principales malls. Allí donde todo inicio.

El declieve de la papelería que esta familia administraba hace 12 anos, en Velez y Rumichaca, fue el motivo para repensar nuevos proyectos. Carlos Gonzalez Soriano, de 60 anos, creyó que su negocio debía cambiar hacia una transición; entonces, empiezar a fabricar envolturas de regalos fue una opción. La pauta la tuvo del propio mercado en que se desenvolvía, La tarea era reemplazar la simplicidad de la oferta china por una más original y de mejor acabado.

El primer paso, cuentan, fue montar un pequeño taller sobre la antigua papeleria e inyectar tecnologia a las viejas maquinas que tenian. Empezaron a utilizar material mas resistente como el carton gris y a crear diseños exclusivos de los papeles de regalo que usan para forrar las cajas. Nació el concepto de exclusividad. «Como trabajábamos con regalos, tratamos de crear algo mas personal y único. Evitar que los diseños se encuentran en cualquier lugar» explica David.

Diario Expreso - Guayaquil - pag  17 - 10 de marzo - Encájalo

Foto de DIARIO EXPRESO

Norma  dice que la desaparecida Casa Tosi fue su primera clienta, aunque las cerca de 3.000 unidades facturadas no se hayan destinado para envolver presentes, pero si para decorar almacenes. Fue la primera señal del éxito que tendrían y la hora ideal de empezar a tocar puertas.

«Pero no en cualquier lado. Estas cajas no se podrían vender fácilmente. El que transita en el centro de la ciudad normalmente no anda comprando regalos, por eso decidimos entrar a los centro comerciales, donde no había este tipo de oferta» señala Norma.»

Y pisar los malls los obligo a organizarse mejor. Tuvieron que poner un capital semilla de $17.000, capacitar al personal y diseñar una marca. Así nació su empresa.

Carlos Eduardo aun recuerda las anecdotas que tuvieron como principiantes en el Mall del Sol. » Allí nos iniciamos en el 2007. Paso septiembre, octubre, noviembre pero en diciembre nos asustamos». Nunca pudieron atinar la demanda que les generaría el mes más festivo del año. Las 6.000 cajas que tenia previstas se esfumaron, » para el 25 de diciembre no había que vender» dicen.

Sobreviven fabricando cajas durante todo el año. La pregunta les parece ya haberla escuchado, pero ellos responde que si. Al año deben incrementar su producción un 30%. La fama que ganaron en el mercado no solo les permitió ingresar en otros centro como el City Mall y Village Plaza, sin atender la necesidad de una docena de empresas que buscan cajas personalizadas y vender franquicias de su marca en Manta y en la capital.

 

LIZBETH ZUMBAR R.

zumbal@granasa.com.ec – Guayaquil – Diario Expreso